Nuestra cocina es arriesgada y a la vez respetuosa por la esencia del producto. Aprovechamos con ánimo de fusión y con acierto la influencia y la personalidad de otras cocinas del mundo.

El coqueteo con la gastronomía asiática, los impulsos de una voluntad creativa, ofrecen una posibilidad de placer gastronómico distinto y creativo. Con esa voluntad de fusión y, a la vez, respeto por lo que nos es propio, encontramos esencias y perfumes de otros lugares que nos ayudan a un viaje placentero.